Mente: el factor psicológico durante la rehabilitación de lesiones - Journey
Home Lesiones deportivas Mente: el factor psicológico durante la rehabilitación de lesiones
Mente: el factor psicológico durante la rehabilitación de lesiones

Mente: el factor psicológico durante la rehabilitación de lesiones

44
0

Cuando piensas en lesión, ¿qué es lo primero que se te viene a la mente?, ¿qué pensaste aquella vez que te lesionaste?, ¿cómo te sentiste? Muchas veces cuando tenemos una lesión en el cuerpo como deportistas pensamos “aquí se acabó mi carrera”, “ya no volveré a correr como antes”, “mi brazo ya no será el mismo de antes”, “seguro mi compañero me ganará el puesto en el equipo”, etc. Estos y otros muchos pensamientos son los que podemos tener al sufrir una lesión.

Te puede interesar también:

Psicología deportiva: ¿por qué es importante para el atleta?

Lesiones deportivas: ¿qué nos cuentan las estadísticas?

Tu mente tras una lesión deportiva

Mente después de una lesión deportiva.

Déjame explicarte un poco lo que pasa en tu mente cuando hay una lesión. 

  1. Las primeras reacciones son de miedo, angustia, incertidumbre, no saber qué es lo que va a pasar con nuestro cuerpo.
  2. A nivel cerebral, se queda impresa una huella con esa lesión, por lo cual hay que aprender a borrar o generar nuevas conexiones neuronales para dejar atrás esa huella.
  3. Los niveles de confianza bajan, entran las dudas al no sentirnos completos.
  4. Se genera mucho estrés —tanto a nivel físico como a nivel mental— lo cual puede generar que la recuperación y rehabilitación tome más tiempo.

La mente juega un papel muy importante en las lesiones. Está comprobado que muchas de las lesiones en jugadores de fútbol soccer suceden cuando se encuentran con mucho estrés y preocupaciones. El estrés genera cortisol, lo cual no nos deja pensar de manera clara, nuestro sistema inmune cae y nuestro cuerpo tiene una mayor predisposición a lesionarse. Adicionalmente, no nos sentimos igual de fuertes que siempre. Por eso es de suma importancia darle un acompañamiento psicológico al deportista y estar al tanto de los estresores que pudiera tener en su entorno.

Las emociones durante la recuperación

Las emociones juegan un papel crucial.

Las emociones también juegan un rol significativo en las lesiones y sobre todo en la recuperación y rehabilitación. Al inicio de la lesión, el deportista probablemente entre en una etapa de negación, de no querer aceptar la realidad, del tiempo de recuperación. Entre más pronto logre superar esta etapa, podrá pasar a la siguiente etapa que es la de sentir todas las emociones que trae una lesión: ira, miedo, coraje, rabia, etc.

Es importante que el deportista sienta estas emociones, las experimente, pero sobre todo que las verbalice, que hable con alguien acerca de los que está sintiendo. Una vez que logre verbalizar y superar esta etapa, viene la siguiente: el afrontamiento. Esta es la etapa de acción, de establecer objetivos, de compromiso. Es un trabajo del deportista con su terapeuta y psicólogo.

Variables psicológicas para la rehabilitación

La mente puede agilizar el proceso.

Existen variables psicológicas que deben de tomarse en cuenta para la rehabilitación:

  • Locus de control: la responsabilidad que tenemos acerca de la lesión y mi recuperación. Qué puedo controlar y que no.
  • Control de emociones.
  • Elegir los pensamientos adecuados para ser más eficaces.
  • Aprender a moderar los niveles de ansiedad.
  • Recuperar la confianza en uno mismo: a través de la visualización.
  • Fortalecer la tolerancia a la frustración: muchas lesiones pueden tardar desde tres semanas hasta meses en recuperarse.  Se pueden presentar intenciones o sentimientos de “tirar la toalla” o “ya no tener ganas”. Aquí debemos poner en práctica la paciencia. 
  • Estado positivo: tratar de tener la mejor actitud ante la recuperación. Probablemente habrá días de frustración y es válido sentirlos, pero que sean más los días de actitud positiva.

El papel del dolor

Los sentimientos de dolor son necesarios.

Por otro lado, está el tema del dolor. Las lesiones siempre traerán consigo dolor. Hace poco escuché al fisioterapeuta Joaquim Lamora que decía: “el dolor crónico no significa que es para toda la vida; se le llama ‘crónico’ al dolor que ya pasó la fase de dolor agudo.” Esto me pareció muy interesante y me cambió la perspectiva totalmente acerca del dolor. 

El dolor es una manera en la que tu cuerpo busca un equilibrio de supervivencia. Así que cuando tenemos una lesión, debe haber dolor, ya que el cuerpo sufrió y necesita “expresarlo” de alguna manera. La interpretación que el cerebro le da a ese dolor será clave. Son muchos los factores que influyen: 

  1. En qué parte del cuerpo fue la lesión (no es lo mismo que Messi se lastime una mano la cual no es esencial para su deporte, que se lastime el tobillo)
  2. Si fue en un entrenamiento, una competencia. 
  3. La manera de reacción de nuestro entorno: si vemos que nuestro entrenador está muy asustado, probablemente nos asustemos el doble. 

El cuerpo es muy sabio. En muchas ocasiones, el dolor nos ayuda a detectar una lesión grave; después viene la inflamación que es un mecanismo del cuerpo que dice “para, yo puedo recuperarme solo” y es parte del proceso de recuperación.

Recomendaciones psicológicas tras una lesión

Actitud positiva.

Me gustaría terminar con algunas recomendaciones:

  1. Eres más fuerte de lo que piensas.
  2. La explicación de la lesión, del tiempo de recuperación, de los objetivos, del dolor ayuda mucho a tranquilizar al deportista. Dar toda la información que pueda servirles.
  3. Dar otras tareas al deportista, que su mente se ocupe en otras cosas para que deje de pensar en el dolor, en la lesión.
  4. La actitud con la que tomemos la lesión puede marcar la diferencia en nuestro tiempo y calidad de recuperación.

(44)

Psic. Verena Bigurra Oertle Lic. en Psicología con maestría en Coaching Deportivo y Alto Rendimiento. Cuenta con un posgrado en Inteligencia Emocional y Social. Ha fungido como psicóloga deportiva para los equipos de fútbol Pioneros Cancún y Club América.

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *